Los ídolos de Misiones podrían haber sido Pelé, Neymar o Ronaldinho. Quizás no tendríamos problemas de asimetrías o idiomas con Brasil, pero tampoco tendríamos la actual autonomía. Hasta parte de Brasil tal vez podría estar bajo dominio español o portugués, como podría haber sucedido con la por entonces inexistente provincia de Misiones.
Todo eso se definió, según algunos historiadores, en cinco días de increíble resistencia ante los ambiciosos avances comerciales y económicos basados en la explotación humana.
Sobre el tiempo de duración de la batalla hay disidencias y faltan certezas sobre los puntos exactos donde se libró durante ese lapso la contienda, que incluyó desde San Javier, Santa María a Panambí, entre otras localidades ribereñas.
Lo cierto es que venían a estas tierras cazadores de hombres que saqueaban las poblaciones de las reducciones jesuíticas, y secuestraban hasta a mujeres y niños útiles para el trabajo.
Pero a ello se le puso punto final en aquella batalla de Mbororé, ocurrida el 11 de marzo de 1641, como se recuerda en cada año en Panambí. Se trató de un choque bélico entre jesuitas y guaraníes y los bandeirantes de orígenes portugueses y hasta holandeses, cuyo centro de acción estaba en San Pablo. Se organizaron de este lado para resistir más de 10.000 aborígenes que vivían en las reducciones jesuitas que se extendían en parte de Paraguay y las provincias actuales de Misiones y Corrientes.
Estas reducciones conformaban una verdadera nación autónoma con leyes, idioma y economía propios. Estas comunidades se enfrentaron a los bandeirantes, conformados por portugueses y holandeses, convertidos en cazadores y traficantes de esclavos.
“Eran verdaderos piratas de la tierra, desacatados de toda autoridad y profesantes de un vago cristianismo sincretizado con toda clase de supersticiones”, definiría el historiador Félix Luna.
“Agrupados libremente en compañías o ‘bandeiras’, tal como los bucaneros del Caribe, incursionaban sobre las misiones de la Compañía de Jesús en busca de esclavos. Pues los jesuitas habían enseñado a sus neófitos a profesar toda suerte de oficios, pero eran indefensos como corderos”.

Y vale recordar que hoy en día seguimos teniendo estas hermosas vistas…

Radio FM Mborore 90.5

Radio FM Mborore 90.5